México y las tendencias laborales para el 2017

México y las tendencias laborales para el 2017

Las formas de trabajo han evolucionado y el reclutamiento de personal se han modificado a la par que la tecnología. Estas son algunas tendencias del mundo laboral.

Actualización de conocimientos y formación continua.
MOOCs o cursos de formación para actualizar conocimientos y adaptarnos a las nuevas necesidades del mercado son el futuro más inmediato.

Para los NUEVOS TALENTOS, las empresas demandan jóvenes que, a falta de experiencia, puedan aportar sólidos conocimientos teóricos multidisciplinares. Por otra parte, los profesionales senior vuelven a adquirir la importancia que merecen, sin embargo, deben demostrar que siguen actualizando sus conocimientos teóricos y prácticos en dirección y gestión.

Habrá procesos formales de formación específica para cada puesto de trabajo y será la empresa la que motive al empleado a realizarlo. Es una inversión para formar empleados más productivos, transformar la compañía y crecer.

Valoración de competencias digitales.
Trabajo en red, conocimientos informáticos, comunicación digital, aprendizaje continuo, dominio de varios idiomas… Son algunas de las competencias digitales para superar un proceso de selección, incluso para profesionales que no tengan que desempeñar trabajos altamente capacitados.

Adquirir nuevos conocimientos y estar a la vanguardia de estos avances, son la clave para adaptar nuestro futuro laboral a lo que está demandando el mercado. La nueva generación de nativos digitales, tienen ventaja en este aspecto ya que poseen muchas de estas competencias y su formación va vinculada a ello.

Huella digital y marca personal, nuevo concepto de CV.
Actualmente los reclutadores consultan las redes sociales antes de contactar con un candidato”, según el último informe de Infoempleo.

El CV tradicional está dejando de tener el valor que tenía; los procesos de selección están cambiando y ya no se centran en una lista de títulos que mostramos en un papel. Ahora hay que estar presentes en internet y demostrar cómo somos y lo que sabemos hacer.

La Movilidad y la conciliación de la vida personal y profesional.
Cada día más empresas multinacionales demandan perfiles profesionales con disponibilidad para trabajar en cualquier punto del globo. Esta tendencia no es favorable a los perfiles senior, pero sí a ese grupo creciente de profesionales perteneciente a la generación Millennial.

La posibilidad de trabajar en entornos virtuales, poder tener un horario flexible y orientarse a resultados son claves a la hora de valorar lo que un puesto de trabajo nos ofrece. El trabajo por proyectos, va ganando peso frente a los horarios de trabajo cuadriculados. Además, la conciliación con la vida personal; tener hobbies o dedicar tiempo a la familia va cobrando cada día más importancia. Las empresas que han sabido gestionar el talento y adaptarse a los nuevos tiempos, han tomado medidas en estos aspectos y están siendo calificadas como “los mejores lugares para trabajar”.

La economía colaborativa.
La economía colaborativa es una tendencia profesional nueva y una de las más sensatas, productivas y respetuosas con el medio ambiente, el consumo sostenible y el aprovechamiento responsable de recursos.

La Coexistencia de generaciones.
Los “boomers”, “millenials”, “generación x”… la vida laboral se alarga y la convivencia entre miembros de distintas generaciones es un hecho. Cada uno tiene una perspectiva del ámbito laboral y unas prioridades.

Los departamentos de Recursos Humanos tendrán que adaptar sus políticas de motivación, incentivos, productividad, etc. a grupos de profesionales nacidos en diferentes generaciones. Estar abiertos al cambio hará que esta heterogeneidad sea muy positiva para la empresa y el ambiente laboral.

Salario emocional.
En el mercado laboral, la nómina deja de ser el elemento esencial para aceptar un puesto de trabajo. Se comienzan a valorar otra serie de factores como horarios flexibles, conciliación familiar, beneficios sociales, formación y plan de carrera, espacios de distracción, reconocimientos al trabajo bien hecho… Es decir, todas aquellas retribuciones no económicas que incentivan nuestro desempeño profesional.

Actitud frente a aptitud.
La transformación digital también llega a los procesos de selección. El futuro más inmediato se centra en la evaluación por competencias del candidato. La facilidad de aprendizaje, la pasión y motivación para el trabajo, la colaboración y el trabajo en equipo, dotes comunicativas… Son algunas de las “soft skills” o competencias más valoradas por las empresas.

Compartir:

Más Publicaciones

Suscripción al Newsletter

corporativo